logo

Comunidad Griega Ortodoxa de Panamá

Corfú, la mayor ciudad medieval de Grecia

Kérkyra o Corfú forma parte de las islas jónicas -un conjunto de siete islas conocido como “Heptánesos”- y está situada al norte del Mar Jónico. Elogiada por Homero, Goethte, Oscar Wilde, Laurence Durrel y otros escritores y poetas, Kérkyra es una de las más hermosas islas de Grecia. Es uno de los lugares más visitados del país gracias a su carácter polifacético que emana de su larga y relevante historia y su incomparable belleza natural. 
 

Su capital, con 45.000 habitantes aproximadamente, lleva el mismo nombre que la isla, Corfú, y es la mayor y más bella ciudad medieval de Grecia. Su historia se remonta a los tiempos de Homero: Jasón y los argonautas se refugiaron allí mientras Ulises hizo en Corfú su última parada antes de poner pie en su añorada Ítaca. Por su posición geográfica ha servido siempre de puente entre Occidente y Oriente. Durante su larga ocupación veneciana fue convertida en una plaza fuerte y, en 1797, fue tomada por Napoleón hasta 1814 que tocó a los ingleses cuyo dominio duró hasta 1864 que fue cedida a Grecia.
 

La ciudad vieja de Corfú se encuentra encajada entre la antigua fortaleza de origen bizantino y la nueva construida por los venecianos para defender los intereses del comercio marítimo de la Serenísima República de Venecia contra el Imperio Otomano. Con el paso del tiempo, las fortificaciones fueron reparadas y parcialmente reconstruidas en varias ocasiones. Las últimas obras fueron realizadas en el siglo XIX, en tiempos de dominación británica. Algunos edificios de la ciudad vieja datan de la época veneciana y otros de épocas más tardías, en particular del siglo XIX. El casco antiguo de la ciudad es un laberinto de callejuelas de especial interés arquitectónico.
 

Hay una mezcla de elegantes edificios neoclásicos, palacetes, museos, viejos cafés, joyerías y preciosas iglesias que rezuman una elegancia con toques pintorescos reflejando las influencias de los antiguos dominadores. “Listón”, conjunto de edificios de arcos y faroles en la planta baja, confiere a la ciudad un cierto aire parisino, ya que fue construido en el período de la dominación francesa a imitación de la calle de Rivoli en París.
 

La integridad y autenticidad de ciudad vieja hacen de Corfú un ejemplo excepcional de ciudad portuaria fortificada del Mediterráneo y expliquan porqué la ciudad vieja de Corfú forma parte del Patrimonio Cultural Mundial protegido por UNESCO.
 

Por supuesto no se puede hablar de Corfú sin hacer mención especial a su aspecto gastronómico que abarca una variedad de platos típicos basados en una interesante mezcla de influencias italianas, griegas y francesas. Hay numerosas recetas que sólo se elaboran en Corfú, como sofrito, pastichada y burdeto. El vino y el aceite locales son de alta calidad, y es interesante probar también otros productos de Corfú como la tsitsibira, el licor de Kum-Kuat, la mantolata y el queso graviera.
 

 
Fuente: panoramagriego.gr