logo

Comunidad Griega Ortodoxa de Panamá

Arqueólogos descubren una ciudad griega perdida de 2500 años

Un grupo internacional de arqueólogos de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) descubrió una ciudad de la antigua Grecia en el centro de ese país, en lo que antes se creían eran unos restos de un asentamiento de poca importancia.
 

El poblado está situado en Vlochós (norte de Atenas), en torno a la colina Strongilovoúni, en las llanuras de Tesalia. Allí se encontraron restos que se remontan hasta el año 500 antes de Cristo, aunque se cree que la época de florecimiento de la ciudad fue entre los siglos IV y III aC.
 

El proyecto, en el que también colaboran el Instituto Sueco de Atenas y los servicios arqueológicos de la ciudad griega de Karditsa, comenzó el pasado septiembre, un año después de que Robin Rönnlund, estudiante de posgrado de Arqueología Clásica e Historia Antigua, examinara la zona por primera vez. “Un colega y yo encontramos el lugar en relación con otro proyecto y nos dimos cuenta de su gran potencial al momento. El hecho de que nadie haya explorado antes la colina es un misterio”, declaró Rönnlund, que ahora dirige los trabajos de campo.
 

Rönnlund asegura que la colina esconde muchos secretos. En la cumbre y las laderas se han encontrado restos de torres, paredes y puertas de una ciudad que se extendía por unas 40 hectáreas. Sin embargo, casi nada de la planta inferior es visible.
 

En lugar de excavar el sitio, los investigadores han utilizado otros métodos como el radar de penetración terrestre que permitirá el estudio del lugar sin alterar su estado actual. Los resultados de los primeros trabajos han sido un éxito, según señalan los investigadores. «Hemos encontrado una plaza de la ciudad y una red de calles que indican que estamos ante toda un gran ciudad», detalla Rönnlund.
 

Rönnlund cree que el proyecto sueco-griega puede proporcionar pistas importantes en cuanto a lo que sucedió durante este período violento de la historia griega. «Se sabe muy poco acerca de las antiguas ciudades de la región, y muchos investigadores han creído previamente que el oeste de Tesalia era algo así como un remanso en la antigüedad. Por lo tanto, nuestro proyecto llena un vacío importante en el conocimiento de la zona y muestra que aún queda mucho por descubrir en suelo griego», subraya.

 

 

Fuente: nationalgeographic.com.